Conferencia Episcopal Boliviana
Compartir en:

Mons. Luis Sáinz junto a los Directivos de la Educación Católica Boliviana

MISA DE CLAUSURA – A.B.E.C.
Cochabamba, 7 de julio de 2019

Reciban un caluroso saludo y de agradecimiento por su presencia, porque su presencia demuestra el interés que tienen en este importantísimo Encuentro de la Educación, a cargo de la Iglesia Católica en Bolivia.
Compartieron sus experiencias, con el firme propósito de encontrar caminos y métodos adecuados para estos tiempos de cambio en Bolivia y en el mundo.
Han venido para responder a la pregunta ¿si los servicios educativos, que como Iglesia brindamos al país, responden adecuadamente a las necesidades, intereses, aspiraciones, derechos, desafíos e interpelaciones que con impostergable urgencia, sienten y expresan nuestros pueblos, en los escenarios donde la ciencia y la técnica nos están cambiando la cultura.
La feliz iniciativa de este Encuentro ha sido una ocasión para leer los signos de los tiempos, auto cuestionarios y recordar nuestro sagrado deber de Evangelizar educando y educar evangelizando.
No debemos olvidar que ustedes realizan una noble labor educativa. Trabajamos siguiendo los valores del evangelio, pero sin olvidar los valores sagrados que rigieron la vida del Imperio Incaico, de la cultura Quechua: Ama Sua, Ama Qhella, Ama Llulla.
No seas ladrón, ni corrupto. No seas flojo, no vivas del sudor y el trabajo del prójimo, no seas hijito de papá o de mamá. No seas mentiroso, habla siempre la verdad y vive la verdad.
En Bolivia la ética educativa es urgente, si queremos formar ciudadanos de calidad para el futuro.
Debemos ser conscientes de que la educación va adquiriendo una importancia cada vez mayor; sobre todo en Bolivia tenemos que preocuparnos para hacer de la educación el instrumento fundamental, para salir de la pobreza. Formar niños, adolescentes y jóvenes con creatividad, ayudándoles a descubrir sus cualidades y sus dones personales.
Preocuparnos de formar ciudadanos honestos, “con responsabilidad”, viviendo en el respeto, alejados de la violencia, la politiquería barata que se ha apoderado de nuestra actual convivencia.
Considero que la labor educativa que realizan ustedes, es el servicio más noble y humanizadora por excelencia.
Un ciudadano bien formado en valores y bien informado en la verdad, con niveles educativos de calidad, es imprescindible para crear la verdadera democracia y un país próspero; es urgente formas comunidades creativas, seguros y orgullosos de su identidad.
Opino que la Reforma Educativa “Avelino Siñani y Elizardo Pérez” está muy lejos de responder a las actuales necesidades del pueblo boliviano.
Frente a esta situación, la contribución de ustedes es fundamental. Es imprescindible el servicio educativo que realizan como cristianos, como católicos.
Las Unidades Educativas Católicas Privadas y de Convenio están guiadas por los valores Evangélicos y cristianos.
Nadie debe dudar de que los valores, dan sentido a nuestra existencia humana, motivan a los alumnos y los identifica; les da rostro y carácter propio, les da calidad a su existencia.
No olvidemos que estamos en tiempos difíciles, de desorientación y de incertidumbre. Los cambios vertiginosos de la ciencia y de la técnica. La revolución de los Medios de Comunicación están transformando nuestras culturas, especialmente de nuestros alumnos. Por eso son tiempos de divisiones, sino más, que nunca Dios nos pide la unidad, nos pide fortalecer nuestro servicio educativo en Comunión. Se llevan del desafío de brindar nuestro servicio educativo, unidos en hombres de Dios.
Esta situación nos exige a acudir y pedir la Luz del Espíritu Santo a fin de que nos ilumine y nos enseñe el camino; nos ayude a encontrar el mejor método para responder eficientemente a estos nuevos desafíos.
Gracias por el servicio educativo que prestan a los niños, adolescentes y jóvenes. Gracias por dar a conocer Al Maestro de los Maestros: Jesucristo nuestro Liberador.
Les doy mis felicitaciones a los que han tenido la iniciativa de convocar a este encuentro de reflexión y a todos los que han colaborado. Ojalá que haya sido útil y orientador para responder a nuestra realidad.
No olvidar que necesitamos con urgencia una reorganización actualizada. Necesitamos una comunión sólida entre nosotros. Necesitamos solidaridad para esta Misión tan noble que es la educación, sabiendo que es la mejor manera de evangelizar.
Les deseo coraje, y que el Señor les conduzca según su voluntad. Les envié su Espíritu de Fortaleza, para que coraje e identidad católica, orienten y lleven unidad a los alumnos, al Encuentro del Señor.
Así sea.
Mons. Luis Sainz Hinojosa
Arzobispo Emérito Cochabamba