No perder la esperanza en estos momentos difíciles -Vatican News

En su homilía del primer domingo de Cuaresma el Obispo Castrense de Bolivia, Monseñor Fernando Bascopé, recordó que “poner a Dios en el centro cuesta dolor y sacrificio”, pero él siempre está presente.

Vatican News

El Sistema de Información de la Iglesia católica en Bolivia, Iglesia Viva comparte la homilía de su Obispo Castrense, Monseñor Fernando Bascopé correspondiente a la misa del primer domingo de Cuaresma en la que comentó el Evangelio que narra el momento en que Jesús es tentado en el desierto. Entre otros conceptos el prelado aseguró que Jesús vence la tentación porque cree en el amor de Dios e invitó a los fieles a no peder la esperanza:

“En estos momentos difíciles no perdamos la esperanza porque Dios actúa en el silencio, en el desierto y en el dolor. Él está cerca, Él nos ama, está en medio de nosotros”

Jesús  en el desierto

Tras destacar que el Señor entra en el desierto “como verdadero hombre y como verdadero Dios”, Monseñor Bascopé explicó que Jesús “no sucumbe, porque en la medida en que él mismo ha sufrido la tentación puede ayudar a los que ahora son tentados”. Y añadió que empujado al desierto “indica que  en este acontecimiento  también está unido al Espíritu Santo” que lo acompaña.

¿Qué hace Jesús en el desierto?

En el desierto el Señor escucha la Palabra y busca a Dios. Y en “esa soledad se pregunta por Dios” y en el silencio “tiene la prueba de todo fiel judío escuchando las palabras de Isaías: ‘Es verdad: Tú eres un Dios escondido, el Dios de Israel, el salvador’. Además:

Jesús es tentado a creer sólo en él; olvidarse de Dios. Tentación es poner a prueba, tentar, pasar la prueba y no cae en la tentación. El tentador y la tentación no pueden contra él.LEA TAMBIÉN15/02/2021

¿Cuál es la tentación?

Romper con Dios”, dijo, aunque el Hijo amado “no cae en tentación”, porque “vive unido a Dios, por el Espíritu Santo, vive victorioso”, y “no se deja llevar por la fuerza del tentador”. De modo que el Señor “pasa la prueba. Le responde al tentador: Sólo Dios, es un perito en Dios, sólo  confía en Dios”.

“Poner a Dios en el centro cuesta dolor y sacrificio. Es más fácil poner mi yo y descartar a Dios, pero no, Jesús verdadero hombre aprendió sufriendo a obedecer”