MENSAJE POR EL DÍA DEL MAESTRO EN BOLIVIA

Iglesia Viva 06.06.21// La Conferencia Episcopal Boliviana, a través de Mons. Fernando Bascopé, Presidente del Área de Educación de la CEB, envía un mensaje por el Día del Maestro boliviano, que se celebra este 6 de junio, remarcando: “No dejemos de ser faros de esperanza en medio de las dificultades que se vive en el país y en nuestras comunidades educativas.”

MENSAJE POR EL DÍA DEL MAESTRO EN BOLIVIA.

Jesús subió al monte… tomó la palabra y se puso a enseñarles (Mt. 5,1-2)

Queridas maestras y maestros:

En el día en que recordamos al maestro boliviano, a nombre mío, de mis hermanos Obispos y de todas las Instituciones Educativas de la Iglesia Católica, quiero hacerles llegar el más afectuoso saludo augurándoles lo mejor en sus familias y en su noble apostolado como educadores.

Nos corresponde vivir esta celebración de una manera inusual y paradójica: a nosotros que nos gusta el contacto con los niños y los jóvenes, nos toca estar alejados de ellos, de sus voces, de sus miradas, de sus sonrisas, de sus preguntas, de su presencia vivificadora. Con certeza que, no sólo nosotros los extrañamos, sino que ellos también echan de menos nuestra cotidiana compañía.

Nos toca también vivir este tiempo contemplando una cadena dolorosa de colegas que van muriendo, víctimas de la pandemia. No hay día en que no nos enteremos del fallecimiento de algún educador o educadora. Esto nos entristece profundamente y pedimos al Buen Dios que los acoja en su Reino. Oramos también por sus familias, pidiendo al Señor que les conceda fortaleza y consuelo y que su mirada se dirija a Jesús Resucitado.

No cabe duda que para nosotros esta etapa es un período de prueba; prueba a la capacidad para seguir aprendiendo en ámbitos como la educación virtual, en el uso de las nuevas tecnologías; prueba para seguir comprometidos con la educación desde otras modalidades; prueba para nuestra voluntad y para nuestros valores éticos y cristianos. No desfallezcamos, que el Espíritu del Señor siempre nos acompaña.

En este contexto, nos toca seguir enseñando, particularmente con el ejemplo y el compromiso. Jesús Maestro así lo hacía. El Evangelio de Mateo, al referirse al sermón de la montaña, nos relata que Jesús subió a un monte y se puso a enseñar a sus discípulos.

Aquí quiero destacar dos aspectos: el lugar y el contenido. El lugar es una montaña. En el lenguaje bíblico la montaña es un lugar privilegiado para encontrarse con Dios. Pidamos al Señor que nuestro servicio educativo sea también un espacio para encontrarnos con Él, un espacio para crecer en la fe, en la esperanza y en el amor. En cuanto al contenido, en este pasaje, Jesús nos ofrece un hermoso programa de vida, nos brinda un camino para llegar a ser mejores cada día, ante los ojos de Dios y de nuestros hermanos. Un educador cristiano no sólo enseña su asignatura, también es un compañero de camino de niños y jóvenes en el recorrido hacia el desarrollo y perfeccionamiento de las diversas potencialidades que ha recibido; en suma, está llamado a ser maestro y maestra a semejanza de Jesús.

Animemos también a los colegas que requieren de una palabra de aliento y de nuestra solidaridad. No dejemos de ser faros de esperanza en medio de las dificultades que se vive en el país y en nuestras comunidades educativas.

Queridos hermanos y colegas, pido al Espíritu Santo que ilumine sus vidas en este 6 de junio, en el que también recordamos a San Marcelino Champagnat, educador y formador de educadores. Reciban un afectuoso abrazo y la bendición del Señor.

Muy cordialmente,

Mons. Fernando Bascopé Müller. SDB

Obispo Castrense de Bolivia

Presidente Área de Educación – C.E.B

La Paz, 6 de Junio de 2021

mensaje-mons-bascope-dia-maestro-2021